2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Los Amores de la Flora

Imprimir
PDF

Nayeli Mishel caracterizando a la China Flora

¡Qué alegre la china Flora!

va cantando por la cuesta,

a ratos le “pega” un silbo

a ratos toca el rondín…


¿Qué tendrá la china Flora

inquieta como un chuquiac?

Se ha puesto sombrero nuevo

con cintillos mordoré,

su pañolón azulino,

gargantillas… ¡a cual más!

¡de todas layas… catay!


Ya se asomó por la loma

de Rosaspampa ¡pa' arriba!

y allá en la misma loma

se ha parau para aguaitar…

pega un silbo y se oye

aquishito” en la hondonada,

donde tiene su vivienda

el cholo Olega Quintana.


La Flora toca el rondín

pa'que “loiga” el cholo Olega…

ladran leales abajo…

de juro que el cholo Olega

viene a parlar montado

en su piajeno alazán.


Pero el cholo sube lento…

no canta, no toca quena,

de juro que el cholo Olega

ya está enfermo… ¿qué le pasa?


La Flora lo espera alegre

saltando como un chivato,

en la oreja lleva flores:

rojas, azules, amarillas.


¡Parece la china Flora

la reina de la hondonada!

Llega Olega y se desmonta

muy huraño bostezando,

toma a Flora de la mano

con tristeza y cabizbajo

¿Qué le pasa al cholo Olega?

dejó de cantar la Flora,

el rondín cae a la pampa.


¿Qué te pasa cholo Olega?

pregunta Flora llorando…

¿has llegado de la costa

quien sabe enfermo o debiendo?

Olega no dice nada,

se sienta en la pirca grande,

y la soga del alazán

se le escapa de la mano.


¿Ya no me quieres Olega,

a otra china quieres ya?

Dime pronto que mi taita

aguaitando de allá está!


Olega mira muy lejos,

suspira, mira pualláaa

saca su pañuelo chumbe,

se limpia el sudor y dice:

China Flora, no te enfades,

mejor ya no vengo más,

una negrita me espera

en la Hacienda Cayaltí.


La Flora de un rempujón

Lo tira contra el alazán

¡Indio, perro maldiciau!

Lo insulta como llorar.

¡Anda cholo condenau

en Cayaltí morirás!


Vuelve la Flora a su casa,

ya no canta, ya no silba,

su vida dejó en la loma.

Llega a su casa y su taita

le grita muy enojado:

¡Catay china condenada

te vas a aguaitar “pua'rriba

y aquí las güishas balando

por salir breve a la jalca!


La china muy calladita

entra a su choza pensando;

con otra mudana sale,

con mudana de pastora

y con rueca a la cintura

hila que hila soñando

va despacio con sus güishas.


Y en la puna solitaria,

llora fuerte… grita más…

¡Anda Olega maldiciau!

¡Tal vez el Goyo Colunche

ya no “seiga” como vos!


La Flora ya muy cansada

se tira sobre las pajas,

teniendo por compañeros

los liclijes y cargachas.


Sigue roncando la Flora

y de jurito en su ronque

ya no sueña con Olega

sino en Goyo Colunche.


De estas floras en el mundo

se encuentran a cada paso,

que dicen pa' sus adentros:

Cuando una vela se apaga,

la otra si no se enciende

al minos sigue humeando.

: Mario Díaz Zobrado

relacionado con:

El cholito Domitilo

La Lecherita

El fondo o pollerón

Contrabando

Ilusiones Frustradas

Escribir un comentario

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


Código de seguridad
Refescar