2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

Machetazo..! (A Dimar)

•Imprimir•
•PDF•

Sus esporádicos retornos a Chota y su presencia altisonante en nuestro Complejo Cultural “Akunta” fue lo que nos hizo acercarnos a él.  Viejo lobo de mar –como él mismo se llama– y dueño de una capacidad innata para la tertulia, la bohemia y la extravagancia contundente como pocos; tiene eso que hace que la gente amante de la cultura le rodee y celebre sus ocurrencias, generalmente en torno a la poética, al arte y al profundo amor al prójimo, sin dejar de emplear la sátira elocuente y la jocosidad oportuna. Nos referimos a nuestro poeta amigo y también montaña Luis Alejandro Díaz Martínez (DIMAR para la posteridad como dice Hernán Gálvez Coronado o simplemente Lucho para los amigos).

Recuerdo que lo conocí de cerca cuando Jorge Luis Díaz Collantes (Jorge Luis Montaña) presentó su libro “Joyas de plenilunio” en el viejo “San Juan”, allá por el año 2007, y Dimar, luego ya del brindis y en el patio cuando se acabó el evento oficial, se adueñó de la noche y de la tertulia haciéndonos reír a mandíbula batiente, pero con el compromiso de llegar al verdadero enfoque cognoscitivo de la literatura y de la sana amistad, que muchos confunden con borracheras o descalabro de lo moral –como también él asevera.

Luego volvimos a alternar con él y disfrutar su vena literaria, cuando en el “II Encuentro de Poetas y Escritores  Chotanos – 2008”, en el marco de la fiesta de junio, recitó en el anfiteatro de nuestro complejo cultural, su poema “Se fue Tulio Rodrigo, con su sello personal, es decir a voz en cuello y con su maneraje y gesticulación tan propio de los bohemios, aún prescindiendo del micrófono. Verlo en traje blanco nos hacía viajar imaginariamente al Egeo, recreando su deambular por Europa en tiempos mejores.

Pasa el tiempo, y el 2010 nos lo devuelve antes de la fiesta de San Juan, cuando supimos que había vuelto a decidir el destino de sus adminículos y muebles familiares que habían sido encargados en casa de una familia amiga suya,  cuando, hace ya un tiempo atrás, decidieron vender la hermosa casona familiar que ahora se ha convertido en la moderna sede de Radio “Santa Mónica”.  Llegamos con Walter Gavidia justo en el momento preciso, ya como montañas, y Dimar decidió dejarnos para la Asociación gran parte de su Biblioteca Familiar, que fue absorbida por el Patrimonio Montaña, junto con algunos cuadros y una cámara fotográfica antigua de cajón marca kodak, que nos hizo remembrar el daguerrotipo con que José Arcadio Buendía pretendía “capturar” a Dios allá en Macondo..!  Se emocionó cuando le contamos el objetivo de nuestra misión y esa misma noche hicimos una reunión espontánea; se disfrutó viéndose en el video del 2008 y nos solicitó formar parte de “Montaña” como miembro honorario. En realidad fue una empatía, porque se nos adelantó a lo que queríamos solicitarle.

Ciertamente, no hubo más tiempo para una Asamblea formal de aceptación, puesto que tuvo que volver al día siguiente a su lugar de reposo de guerrero en Colán.

No obstante, nos sorprendió con su nueva visita en agosto. Entonces suscribió el libro de honor de A.C.E.R. “Montaña” y juramentó solemnemente y en forma oficial como miembro honorario de nuestra organización. Pero también había vuelto con la firme convicción de publicar su nuevo libro, esta vez en homenaje al Primer Centenario de Cutervo como provincia, el suelo que lo vio nacer.  Orgulloso de sutil sensibilidad compartida cutervino-chotana –pues dice que lo trajeron a Chota a los veinte días de nacido–, se convierte de pronto en el artífice perfecto del nexo de hermandad que debe volver a comulgar a dos pueblos hermanos, distanciados por una vacua y artificiosa enemistad, como bien lo dice José López Coronado al prologarle su libro, y a quien nos unimos en apoyo para lograr el Día de la Amistad que, según da fe nuestro vate de Wayrak, viene promoviendo desde mayo de 2005.

Así es como, tras interminables jornadas de trasnoche, en esta misma máquina, ayudamos con el tipeo del poemario, que ahora ve la luz: “CUTERVO, LA AMATISTA DEL MARAÑÓN”. Montaña se puso al frente una vez más, con los cafecitos ofrecidos por María y Juana, las bromas de Gilberto y Juanita, la sobriedad de Ángel y la frescura de María José; y terminamos por conocer a Dimar en su verdadera dimensión y alcance subjetivo y amical.

Una fotografía que tomé de la plaza de Cutervo, de paso a Bagua, hace un par de años, estuvo como reservada para este momento tan especial de conjunción Chota-Cutervo / Cutervo-Chota. Me gustó la forma como esa palmera símbolo del parque nacional de San Andrés está en lugar preeminente de la plaza provincial elevándose al cielo del Ilucán –tal vez acá logremos el sueño de colocar algún día nuestras singulares chontas antes de que terminen por extinguirse–. Es un honor para mí que aquella fotografía ahora esté inmortalizada en un libro tan exprofeso y acercativo de dos hermosos pueblos de génesis común (yacimientos arqueológicos del Chavín primario, o nunca mejor dicho ahora, de Pacopampa ancestral).

Dimar, en agradecimiento por ayudarle a alumbrar su nuevo poemario, nos dedica Plegaria cotidiana, que es un canto a lo que nosotros tal vez buscamos como Montañas…


Plegaria cotidiana

a : “Montaña”

En este nuevo día, gracias te tributamos

oh Dios omnipotente, Señor de todo lo creado,

tu divina clemencia, se ha dignado sacarnos

del horror de la noche a la luz del sol claro..!


Por ti nacen las flores, reverdecen los prados

los árboles dan fruto, el sol da sus rayos,

te alaban los pájaros en la rama de los árboles

y en el agua cantan los peces, tu nombre santo..!


Zumbando los insectos, en cada flor que abordan

interpretan tu nombre, dulce y musicalmente,

todos los animales, en su género y modo

proclaman tu grandeza, Dios cariñoso y bueno..!


Te bendicen los cielos, con lluvia prodigiosa,

calmas la sed y el hambre, traes la primavera,

el mar que diariamente, besa todas las playas

te nombra en sus espumas, su viento y sus mareas..!


La luna y las estrellas, ornan tu firmamento

el universo entero, respira de tu aliento,

dirige Dios inmenso, y guía nuestros pasos

para que eternamente tu santa ley sigamos..!

…ese día lloré!

  • Este poema ha sido orado durante generaciones en nuestras provincias de Cutervo y Chota, habiendo desaparecido paulatinamente por la insidia del tiempo; sin embargo el poeta ha rescatado parte del mismo, con creación que complementa con profundo contenido espiritual, acercativo y reverente a Dios . vale

  • Se dedica este poema a la Asociación Cultural Ecoturística de Recuperación (A.C..E.R.) “Montaña” por su exquisita sensibilidad de amor a Dios, a la Patria amada y a nuestra linda naturaleza . vale

…Y a mí particularmente el poema Café..!, tal vez por las vigilias interminables en el tipeo, corrección y presentación del presente poemario…

 

Café..!

a : Miltónidas, el Griego Chotano

Yo cual marino sin rumbo,..

sin otra dirección que tu mirada,

clavado más allá en noche sideral,

con mi barca negruzca de penurias

mi mendrugo de pan… y mi quimera

brillando mis harapos de miseria,

con Paul Sartre, terriblemente bueno…

enquistado en mi aurícula derecha,

con este socialismo de paseo

mi brújula quebrada en un norte ficticio

mi café negro, peruanísimo en Versailles

o Montmartre…

chez vous, dans mon coeur,

mi no “arriba Perú”,.. ¡oh qué locura!

llevando en mi pobre osamenta

mi poncho de todos los caminos .

¿Después que te puedo contar..?

que voy como un sonámbulo,

escuchando el tic-tac

del eterno minuto en cada siglo;

luego con mi resentido llanque de paseo…

saludé a Vallejo en Montparnasse..!

* Miltónidas, el Griego Chotano, seudónimo del fotógrafo panoramista de exquisita sensibilidad artística y humana, fundador del Grupo “Montaña” en Chota . vale


Y es propicio ilustrarles a ustedes, montañanavegantes, muy gentilmente también con:

Me gusta la lluvia

que trae a mi espíritu

novedosas cuitas,

viuda del viento

fugaz pitonisa

de anhelos fortuitos,

de anhelos sin tiempos

Que escarcha los cerros

y ablanda los prados,

que moja la tierra

de la carretera,

por donde discurre

mi alma forastera…

(Gris lluvia.., me gustas)

Así mismo:

En Cochabamba despierta la mañana bostezando

de Yamaluc se despeñan las neblinas tempraneras,

difumínanse las luces, el río sigue soñando

y se asustan las torcazas bonitas y aspaventeras .

Me iré por la carretera en Cutervo meditando

he de subir la ladera azafranada en retamas,

y en mi corazón de cholo tu nombre irá palpitando

mientras el huanchaco canta juguetón entre las ramas…

(Viajando)

De igual manera:

Ya terminé mi primaria con doña Amanda Martínez

dieciséis tengo cumplidos, me lleva a la costa el taita

¡ay..! me da pena dejarte con tu falda en colorines

tu blusa con sus encajes y tus mejillas con lágrimas..!

Te acuerdas que te aguaitaba cuando a la misa venías

los domingos soleados y me mirabas sonriendo,

te espero bajo del puente para decirnos cositas

esas que yo te insinuaba, con mis instantáneos gestos..! ...

(Endecha de los enamorados pobres)

Es más:

Me  dejaste muchacha, herido de penurias

esa tarde amarilla del último verano,

y mi silencio grita con su latido ingenuo…

te fuiste en carnaval, sin ruido y con la lluvia..!

Yo te sé de memoria y he contado tus pasos

tu caminar exacto para llegar al rancho,

sin embargo tú lejos uncida a tus pretextos

me niegas el encanto de morir en tus brazos..! ...

(Yo te sé de memoria)

También:

El viento sopla en la jalca en silbidos cual puñales

y en la ladera del Poyo, bosteza la tarde verde,

llega la noche inocente provista de mil cantares

y el arriero se adormece, coqueando bajo el molle..!

Oh, la quebrada serrana, vieja y triste ya se puso

de ausencias intemporáneas y de caricias lejanas,

donde quedaron las horas que el destino las traspuso

con las nostálgicas notas de yaravíes y antaras..!...

(Colpamayo..!)

Igualmente:

Grita el silencio en los sauces y se adormece la tarde

en el espejo del pozo, mira su estampa furtiva,

dice el carajo del día, tercia su poncho y musita

la Gregoria es para mí, sólo para mí o de naides .

Van jugando en la ladera inquietas las golondrinas

yo te veo en el recuerdo y te rumio bajo el poncho,

ay mi calzón de bayeta me raspa y me dice ronco

cuando encontraré tus carnes ariscas y fugitivas .

(Campesino enamorado)

Como no:

Viento tú, viajero que llevas mis coplas

oh viento viajante generoso y raudo,

tú y el mar se quedan presos en mi anhelo

corta tú mis aires con limpias velas .

Baila a gritos viento, que tengo que darte

el celestineo de apagados besos,

más allá del brillo de momentos buenos

y de la floresta de verde boscaje …

(Viento)

Así mismo:

Te esperaré en el rancho, aunque no tenga nada

ni siquiera el amor que entero me robaste,

y esta mi alma vacía percibirá el aroma

de tu rostro en la playa cuando tú te alejaste.

Con el frío del otoño que este julio me depara

se han tullido los laureles, encapotado está el cielo,

sopla el aire por la tarde con tristezas que escarmenan

nuestras pobres ilusiones, nuestras sonrisas de duelo.

(Esperanzas..!)

Y entre otros:

Terminaré mi vida poemando

único ardid de mi vejez exhausta,

una bohemia trashumante, abrupta

un testamento de dolores vasto .

Con los años se fue mi algarabía

la paz fortuita de momentos buenos,

el generoso afán que da la vida

el rasgo paradojal de los afectos .

Jamás odié, el corazón me impuso

el concierto fugaz de los amores,

aquel anhelo digno de ser justo

la sabia curación de los dolores .

Yo sé que he sido acaso aquel bohemio

refugiado en las tibias primaveras,

enamorado eterno de la vida

y acabé siendo un viejo en decadencia .

Me refugié en la paz, feliz, a ultranza

y generosamente me aislé del mundo,

armado de quimeras y nostalgias

con plena lucidez marqué mi rumbo .

Estamparé en mi tumba este epitafio :

“Desparramé mi amor a borbotones,

me iré acaso sonriendo muy despacio

comprendiendo a la muerte y sus blasones”..!

(Mi cantar póstumo)

Dimar es un tipo que rompe reglas, quién lo duda, y al ayudarle entendí y aprendí su gran capacidad de pasar de una idea a otra en forma armónica, ordenada y dinámica, el enfoque de su filosofía simple y profunda, el manejo deslumbrante de la metáfora, el uso asonantado de su rima novedosa y, por tanto, su redacción y gramática, como por ejemplo colocar coma precedida de dos puntos (..,) o al revés, coma seguida de dos puntos (,..), que al inicio me volvieron casi loco; pero lo que mejor aprendí y celebré fue el énfasis con el que cierra sus estrofas favoritas, es decir dos puntos y admiración (..!) y que él muy particularmente llama Machetazo..!, como única y exclusiva licencia literaria del poeta.  vale (con minúscula).

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•