2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Jorge Luis Díaz Collantes

•Imprimir•
•PDF•

EL PRIMER “MONTAÑA”


Nació en Yuracyacu, Chota, el 02 de julio de 1960. Sus estudios los realizó en las siguientes Instituciones Educativas:

- Primarios: Escuela N° 61, hoy I. E. N° 10381, Chota.

- Secundarios: Instituto Nacional Agropecuario N° 1, hoy C. N. Agropecuario, Chota.

- Superiores: Instituto Superior Pedagógico "Nuestra Señora de Chota", optando el título de profesor en la Espe­cialidad de Matemática.

Tiene, además, estudios concluidos de Maestría en el área de Planificación Educativa, en la Universidad "Inca Garcilaso de la Vega".


Ha publicado los poemarios "Joyas de Plenilunio" en 1996 y “Plenilunio II” en 2007, donde podemos disfrutar de su filosofía social ("Hombres de Luz", “Del poeta a su esposa”), romanticismo (“Mary”), costumbrismo (“El fondo o pollerón”), amor por la naturaleza (“Arroyuelo”) y por el terruño (“Viajero”). También ha publicado un libro de cuentos con el nombre de “El puma-león”.

Es autor de las letras del Himno de Chota y del Himno de Tacabamba, ambos ganados en concurso nacional el año 2005.

Es uno de los fundadores del Grupo “Montaña” (cima del Querorco, 7 de junio de 2008, siendo precisamente su inspiración la que diera aquel mediodía el nombre tan particular a esta agrupación) y de la consecuente Asociación Cultural Ecoturística de Recuperación “Montaña” - A.C.E.R. “Montaña” (Chota, 22 de abril de 2009).

Actualmente labora en la I.E. N° 10384 de Chota.

 

ARROYUELO

Hilo de plata que corres

entre guijarros de estío

llévate las sinfonías

de mis versos cantarinos

ellas se enredarán

en los maizales umbríos

que siembran y que cultivan

estos campesinos míos.


Esparce mis alegrías

en los campos labrantíos

que se hagan granos de oro,

en las gavillas del trigo,

que se hagan risa y contento

de los nobles campesinos

que se hagan diario sustento

de ricos y de mendigos.


Llévate mis canciones

a la escuela de los niños

y de los pájaros cantores

a sus picos y a sus nidos

yo me sentiré contento

oyendo cada mañana

el bullicio de la escuela

el bullicio de la rama.


Llévate mi corazón

que se haga enredadera

en todas las almas nobles,

en todas las almas buenas,

llévate por fin mis penas

rodando entre los espinos

hasta que se hagan pedazos

en las piedras del camino.

 


DEL POETA A SU ESPOSA

Si quieres que mi cuerpo y mi alma

te pertenezcan

rompe las cadenas que a ti me atan

y déjame volar cual libre pájaro

buscando poesía.


Yo llegaré a ti

cargado de versos y palabras

recientemente florecidas

y las dejaré en tu frente

mezcladas con mi beso,

y reinarás por siempre

sobre mi alma y mi cuerpo

sobre mi almohada y mi lecho

sobre mi vida y mi suerte.


Porque sí pones la espada

y la guadaña de los celos

entonces matas el alma

entonces matas la vida

y escucharás el gemido

de un corazón que sangra

por una mortal herida,

mi cuerpo será un cascarón

sin vida y sin corazón

al que tienes con cadena

y aunque ésta sea de oro,

esclavo seré en tu arena.


Pues libertad de agua clara

de torrente cristalino,

libertad de todo y nada

es lo que mi alma ansia

y serás amada mía

la reina y la abanderada

de mi poesía.

 


MARY

Tu nombre viene del seno de los mares.

Tú debiste ser una aguamarina

un ópalo, un topacio.

Y debiste nacer en casa de Neptuno

o ser una ninfa o una sirena,

pero naciste mujer para mi dicha

o naciste mujer para mi pena.


Tú llegaste con tu sol de mediodía,

a mi cielo, cuando mi sol crepusculaba

y te metiste en mi sangre

y eternizaste mi dicha

y ya no tuve miedo a mi noche que llegaba.


Por ti fueron bellos la noche y el silencio

fueron bellos mis sueños y tan llenos de encanto

pero fueron más bellos mis insomnios dorados

donde forjé mi lira, mis versos y mi canto.


Y nació la rosa y la puse en tu pecho

fue una rosa roja pura inmaculada

sacada del rosal de mi sangre y de mi alma.

Cuida que no la vea sedienta o deshojada

con el quemante aliento de tu furor en llamas

pues no han de bastarte para reanimarla

ni el perdón, ni el beso, ni el grito que derramas

ni toda la fuente del agua de tus lágrimas.


Y el amor no fue, pero sí el canto,

el que venció al olvido, el que venció al quebranto

el que te vistió de espuma, de púrpura, de blanco

y aunque los labios queden distantes es para el beso

seguirás amándome con ritos y rosarios

y mi canto seguirá besándote los ojos y los labios.


Hoy vivimos en mundos diferentes

separados por un muro de cristal

cuida amor de mi rosa, cuida amor del rosal

y en otra vida nos será concedido

el privilegio de la transmutación

y tú serás la tierra y yo la hierba

tú el río, yo la piedra

o tú el mar, yo la neblina

para besarnos eternamente

en el vasto horizonte sin final.


Jorge Luis Díaz Collantes, el ya conocido autor de las letras del Himno de Chota y del Himno de Tacabamba -que merecen un análisis e interpretación aparte- es pues, un poeta que, en su "Plenilunio ", sabe revelarse en nuestro tiem­po como humano mortal y trascendente. Mortal, porque ama, palma, vive. Tras­cendente, porque edifica, contribuye, permanece. Aún así, su denuncia y protesta social no lo hacen frívolo, lo convierte en un hombre tierno pero valeroso, porque ama y también sabe y enseña a luchar por mejores condiciones de vida para todos, cualidades del hombre íntegro que hace mucha falta en nuestro tiempo. Ante la claridad de su mensaje, el nivel formal de su expresión, a veces discordante, es ganado por el nivel del contenido: amor y amistad; hogar, poética y vocación; denuncia y compromiso; identidad chotana. Tal su misión, el poeta es, pues, un ser social sensible y auspicioso. (José López Coronado)

Uno de nuestros más altos liridas. Con notable dominio del romance; muy lúcido; romántico y comprometido con la causa social; a veces, vanguardista. (E.V.)

Hemos dicho en alguna ocasión que los versos de Jorge Luis son arremetedores cuya esencia es natural, como la propia realidad y el paisaje que le sirve de fuente, como el agua cristalina, como los tiernos rayos solares del alba, como el crepúsculo que desprende una luz antiquísima en el horizonte, como una sola palabra que encierra un libro entero y que ha brotado desde el fondo del alma. Logra, aquí Jorge Luis, una comunicación vital, poniendo el marco imprescindible en la poética, la belleza y el estilo, el ritmo y la sonoridad, la cadencia y armonía; la metáfora depurada que es la imagen, de elevado nivel estético, la palabra precisa y la unidad bien lograda. La temática que aborda este ramillete de versos son el paisaje, el amor, la naturaleza, los asuntos hogareños; su cántico es telúrico y tiene un alto contenido social. (V.N.T.)

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•