2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Por la Ruta de El Cumbe

•Imprimir•
•PDF•

"ACIENDO" MONTAÑA CAJAMARCA

Con la emoción de llegar hasta la cima misma del cerro El Cumbe, protector de Cajamarca, emprendimos una larga caminata en familia: Roxana, Erick, Héctor y Maggi (Gamonal). Un día de agosto, de sol como es característico en este mes de verano en Cajamarca, que se disfruta tanto del abrasante calor del día como del fuerte viento por la noche, y en el que los campos se aprestan para las siembras, llegamos luego de dos horas de incesante marcha, hacia Cumbemayo (45 minutos en auto), donde nos recibió la fría brisa de aquella altura aproximada de 3600 msnm.


Un lugar sin duda excepcional, rodeado de una gran cantidad de pinos, ichu propio de la jalca y, dentro del mismo circuito, increíbles formaciones rocosas que se asemejan a elegantes Frailones.

En el punto de inicio del recorrido, encontramos unas casitas construidas con adobe y paja que albergan un pequeño museo con piezas encontradas en el lugar. Después de hacer la compra del respectivo boletillo, descendimos por un camino empedrado hasta llegar a la primera formación de roca, en donde cruzamos un importante túnel, conocido como el Túnel de los deseos.

Como podemos observar en las fotografías, antes de subir y en los costados de las formaciones rocosas o Frailones, podemos advertir petroglifos, que conforman una de las singularidades del lugar; y a los mismos que no podemos acercarnos, como precaución para evitar la erosión, aparte de que no se debe dejar ningún tipo de inscripción, como lo hacen cierta gente mal intencionada.


Al cruzar el túnel, nos encontramos con un pequeño kiosco de souvenirs, en donde podemos comprar artesanía trabajada por los lugareños, sirviendo esto de incentivo a la comunidad; también podemos encontrar a niños del lugar que a cambio de una pequeña propina deleitan a los visitantes con bonitos carnavales.


Avanzamos en la larga caminata y, más asombrados, dejamos a la imaginación volar a nuestro alrededor: abrigos rocosos, piedras en forma de gallina, hongos y otras imágenes más, que nos trasladan hasta nuestro bosque encantado de Chucumaca (Chota), preguntándonos en ese momento el porqué del nombre de Cumbemayo.

A esto, el Dr. Enrique Gamio Suárez, lo describe como CUMBE MAYO O CUMPI MAYO, que puede significar Lugar de defensa u Horadada de piedras o Tejido fino “Río fino”, en que célebres ruinas arqueológicas, de primera calidad se levantan a 20 km sobre la ciudad de Cajamarca, en las alturas del Cumbe, a 3600 msnm. Urteaga Portocarrero dice en Cumbe Mayo se encuentran uno de los más importantes complejos arqueológicos de América del sur, constituye sin duda, expresión acabada de majestuosa civilización prehispánica. En ciclópeas construcciones, en las entrañas mismas de la cordillera de los Andes, sobresaliendo un acueducto que se inicia en nacientes del rio Cumbe, abriendo paso, se perfila como canal subterráneo, en roca traquita de 35 a 46 pulgadas de ancho por 50 de profundidad, adornado con gruesas grecas y ángulos rectos, suaves gradientes, que permiten discurrir aguas que por allá pasan cruzando varios túneles, todos subterráneos que separan las aguas que van al Atlántico y al Pacifico.

En la roca, de tallado perfecto, y a donde queríamos llegar, si bien el recorrido tiene un determinado tiempo, cuando estuvimos allí el lugar nos abstrae tanto que nos olvidamos de la hora y sólo deseamos disfrutar más del encantador lugar, observando detenidamente todas las etapas del canal. Acá nuestra recomendación a todas las personas que visiten esta web y les llame la atención visitar Cumbemayo, les suplicamos tener mucho cuidado y no pisar los filos de la roca tallada que forma el canal para evitar su deterioro. Así también, hacemos de su conocimiento que se viene ejecutando el Proyecto de mejoramiento y señalización del atractivo Cumbemayo para preservarlo; este proyecto está siendo financiado por el Gobierno Regional de Cajamarca.

Y ya que tuvimos un día favorable, decidimos investigar más sobre el canal, avanzando a la mano derecha del mismo, descendiendo cuidadosamente para no causar ningún daño a su integridad, encontrándonos en el camino con interesantes tallados en roca.

Después observamos la reforestación con pino en las faldas de los cerros, caminamos y caminamos hasta que nos encontramos con una zona llena de roca y monte por donde suponemos viene el agua del río El Cumbe. Esto nos impidió continuar y encontrar la naciente del mismo y como ya era mediodía, decidimos trepar una de las peñas del lado izquierdo del río, resultando un buen reto y una buena subida. Al llegar a la cima, buscamos un abrigo y un lugar donde almorzar.


¡Agárrame que me caigo!

¡Menú a la carta!  ¡Platos vacíos!

A pesar del frío, el almuerzo aún se había mantenido calentito, así que lo disfrutamos igual. Luego recogimos toda nuestra basura en una bolsa y caminamos de regreso a Cajamarca.


Nuestra inquietud por estar en la cima del cerro tutelar de Cajamarca nos llevó a desviarnos del camino a la ciudad y ascender nuevamente hasta él. Después de unos 30 minutos de escalada llegamos, casi sin aliento, a la cima del cerro El Cumbe, desde donde divisamos, aunque a lo lejos, a la ciudad de Atahuallpa en panorama espectacular.


Nos quedamos impresionados con el hermoso panorama del valle cajamarquino y nos hubiera gustado quedarnos más tiempo allí, pero el fuerte viento que nos hacía cerrar los ojos y la tarde que seguía transcurriendo nos dijeron por hoy ya está bien.


Bajamos con mucho cuidado y en el camino fuimos reconociendo algunas plantas del lugar, llegando a la ciudad casi tres horas después, recordando nuestras montañaventuras anteriores, entregados a la naturaleza y despreocupados -al estilo de Chota- por la hora de llegada, que siempre sucede cuando ya se oculta el sol.

Los invito a caminar y a disfrutar de nuestra naturaleza tan bella, a gozar igualmente con el radiante sol así como de una jornada de incesante lluvia, a disfrutar del alba y a gozar con los inolvidables ocasos de nuestra región.

Gracias.

: Maggi Montaña

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•