2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

El Bautizo no Credo

•Imprimir•
•PDF•

Cierto día una mujer discutía acaloradamente con su marido sobre la necesidad de bautizar a su menor hijo. El esposo se negaba rotundamente al santo sacramento pues lo consideraba no credo, además, hacía tiempo que él se había convertido en ateo, y qué. Indignada la esposa salió dando un portazo y fue a buscar apoyo en el Templo.

¿Cómo podía permitir que el niño sea aún hijo del Diablo?, comentaban los monjes escandalizados. ¡Que herejía! repicaban los acólitos hermanos acompañando a la mujer hasta su casa esparciendo bendiciones por el oscuro camino, dispuestos a excomulgarlo.

Cuando la discusión se inclinaba, como siempre, a favor de la democrática mayoría que dilapidaba al marido con sacros sermones, entonces intervino el niño: ¡Alto, alto!, ¿por qué discutid y decidid prematuramente sobre los actos de mi vida?, ¿por qué volvéis a crucificar la dignidad del hijo del hombre?, acaso ¿no os dais cuenta que con sus arbitrarias decisiones dan muerte a mi infante libertad?, ¿qué insalubre agua ungirá la frente de mí niña conciencia pretendiendo lavar la luz de la verdad?, el niño expuso su corazón abriendo los brazos y continuó diciendo: ¡Recordad hermanos que amor os dijo que quiero, educación y verdad, para que en la madurez de la vida un claro discernimiento me permita optar libremente como lo hizo la voluntad de mi padre al llamarme “Jesús”, para servir a mis semejantes!

Al escuchar estas sabias palabras los allí presentes exclamaron admirados: ¡Cállate, mocoso de… misericordia, tú que sabes! y la vinagreta de la discusión continuó discurriendo como el bautizo del río Jordán por el Paraíso del Mundo.

 

Chota, 13 de agosto de 2009

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•