2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

Mario Gastelo Mundaca: La otra Tierra del Sol

•Imprimir•
•PDF•

Agradecemos la autorización de don Mario Gastelo Mundaca, para compartir con todos nuestros montañainternautas, a través de este medio, de algunos plumazos de su última producción literaria titulada “La otra Tierra del Sol”.

Careciendo de la capacidad de fungir de críticos literarios, que tampoco es nuestro afán, damos a conocer llanamente dos de los poemas que componen esta nueva obra de este vate chotano lambayecanizado, del mismo que nos sentimos orgullosos al ser uno de nuestros conquistadores que han devuelto el viaje cultural De Wampu a Llampayec, catalogado además entre los Veinte Escritores más emblemáticos de la Región Lambayeque.

Don Mario es maestro, abogado y escritor, nacido el 14 de septiembre de 1944, en el distrito occidental de San Juan de Licupís, provincia de Chota, Perú.

A los trece años de edad llegó a Chiclayo para establecerse en esa ciudad. Estudió la secundaria en el Colegio Nacional “San José”. La Universidad Nacional “Pedro Ruiz Gallo” le otorgó el título de Profesor de Filosofía y Ciencias Sociales. La Universidad “Federico Villarreal” el de abogado.

Prestó servicios docentes en el nivel de Educación Secundaria. Trabajó de Especialista en el Ministerio de Educación, Primera Región. Y fue director del Colegio Nacional “Cristo Rey”.

Se inició de literato, escribiendo ante todo poemas (Yendo al canto del gallo), ahora en verso, ahora en prosa. Obtuvo dos premios: uno, en el certamen lambayecano Juegos Florales 1980, con Bajaron al valle (prosa poética), y otro en el certamen norperuano “Sergio Herrera Salazar” 1983, con Nubes en el viento (prosa poética).

Luego de tal inicio, Mario Gastelo Mundaca ha escrito el novelario (tres novelas) precedido por la denominación El Trianto Real (Cantares de Alcanjorria, El poeta de lejanías opuestas y La dimensión del semejante) y su último poemario titulado La otra Tierra del Sol (2012), de la que extraemos los siguientes poemas que pintan a don Mario en su atuendo de orfebre de la palabra dando esperanza y existiendo como algarrobo entre arenal.


COSAS DE MI ARTE

I

Y vine del ayer, con unos

bártulos en mi fardel,

a terreno amplio y altibajo.

Pese a mi edad otoñal,

estoy aún libre

de la muerte y el reposo.

Ando errante, don nadie, o

realizándome y

sumando cosas de mi arte.

Paso a paso dejo rastros

de león despiadado o

sellos áureos de humano.

Y desde un viso ya oteo

que en el futuro, no

lejos, toma color la aurora.

II

Si mis cosas bien hechas

me sobrevivieran

a disfrute de los venideros.

Hacedor soy de cosas

que no se ven, salvo

a través de la palabra.

Y son poco reducibles

a dinero para darme

un modesto estar siquiera.

Salgo entonces del camino

por defender en juicio

a quien paga algún tanto.

Así, orfebre de la palabra y

dando esperanza, existo

como algarrobo entre arenal.


LLEGAREMOS DE LA NOCHE

I

¡La gritería y los aullidos

se elevan célicos

mientras hay hambrina!

Mil canes corren la misma

suerte con los pobres.

Arremeto al a parca si

me hace frente y

le compelo a retroceder.

Al fin ella me vencerá,

pero no sé cuándo.

Hoy, aclarando sombras

yo avanzo entre

gentío y canes exaltados.

II

Todo paso de ayer acá

es un trecho superado.

Andar la parte última

del valle de lágrimas:

nuestro moderno desafío.

Nos da ánimo y alas

el divisar los

cielos adonde vamos.

Allí se ha de sonreír aun

por el que hoy muere gris.

Será símbolo culminante

el canario que portando

un gajo vuele por el azul.

III

Mientras la ida, pasamos

cerrazón y tempestades.

Éstas nos obligan a obrar

rebeldes, mas

conscientes y cristalinos.

Predicho está el sonoro

laurel en contra

de lo que no es el día.

Llegaremos de la noche

en sendos corceles,

delante auroras y floración.

Aquello será un paraíso,

la otra Tierra del Sol.


Tal vez algunos no lean poemas de acción social ni aprovechando el último crepúsculo ni contra la dirección del viento. Pero estoy cierto de que todo lector puede hacer el exordio, convencional o intrínseco, de esta obra titulada: LA OTRA TIERRA DEL SOL.

Mario Gastelo Mundaca

Artículos relacionados:

San Juan de Licupís: De Gastelo y de Manay, lo que más hay

•Comentarios•  

 
0 #1 Dan •04-09-2014 15:39•
Que gusto saber que el arte chotano tiene un destacado creador de la literatura peruana.
•Citar•
 

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•