2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

La Energía según César Gilberto

•Imprimir•
•PDF•

Mi querido Estuardo:
Hace poco aprendí algo que puede explicar dónde están nuestros poetas "muertos". Dicen los científicos que en el mundo todo es materia y energía; y que la materia / energía no se crea ni se pierde; sólo se transforma. La materia se convierte en energía y la energía en materia.  Por tanto, todo lo que realizamos o producimos durante nuestra vida no viene a ser sino nuestra materia convertida en energía. Así, mis palabras que van a tus oídos no son sino mi energía que va a tu cerebro o a tu alma, y produce en tu ser una serie de sentimientos, pensamientos o sensaciones muy complejos y difíciles de explicar o de medir para la ciencia.  Cuando un pintor hace un cuadro muy bello, no es sino su energía materializada en su pintura que nos llega no ahora solamente, sino en forma permanente a todos los seres humanos que decidan disfrutarlo. Así, seguimos recibiendo la energía de Platón, es decir a Platón mismo, en sus "Diálogos" después de dos mil años de su "muerte". También el amor que profesamos a las personas no es sino energía positiva (comparada con el odio que es energía negativa), y este es el mismo proceso que sigue todo lo que el ser humano pueda producir en el transcurrir de su existencia. Lo que pasa es que esa energía de la que estoy hablando los científicos no la entienden ni la pueden medir, ni pesar ni someterla a sus leyes científicas; pero no porque no la comprendan deja de ser energía. Ahora bien, mucha gente llama a ese tipo de energía espíritu, o espíritu santo, o alma, o espíritu divino o espíritu supremo, etc. etc.  Así, pues, cuando se dice que morimos no morimos realmente. Cuando "morimos" somos un pedazo de materia inerte que ya no despide energía; es decir, no somos nosotros, porque nosotros somos la energía viviente; tal vez sólo somos la energía que hemos generado en nuestra vida y que queda, por el mismo principio que no se pierde, dentro del alma o del cerebro de todos los que a cada momento están recibiéndola. Creo que basado en esta idea un tanto larga de explicar, escribí unos versos que titulé VIVE EL POETA, que ahora dedico a nuestros dos poetas amigos Rolando y Hernán, y que te lo transcribo en honor a ellos:


VIVE EL POETA

(En homenaje a Rolando Díaz Martínez y a Hernán Gálvez Coronado)


Cuando “muere” el poeta

algo nuestro se va con él;

y ¡cuánto de él

entre nosotros queda!


Buscadlo en las callecitas

de su Chota querida,

y en el amanecer radiante

de los días de junio,

y en esos incansables

aguaceros de enero

que fecundan las chacras.


Buscad su verso dulce

en el cantar del río

y en esa fresca brisa

que peinara su pelo

y en las almas dolidas

de los chotanos buenos

y en las piedras inertes,

y en los sauces llorones

que gimen dolientes

en la orilla del río.


¡Buscadlo, allí se queda!


El poeta

¡VIVE!


*Misiva de César Gilberto Saldaña Fernández a Estuardo Villanueva Díaz ante la impostergable partida, la semana pasada, de Hernán Gálvez Coronado al Olimpo Chotano, y que queremos compartir con nuestros amplios lectores con esa energía de la poesía que nunca muere.

Artículos relacionados:

El Sentimiento de Hernán

Ciencia y Espiritualidad

•Comentarios•  

 
0 #1 Mario Gastelo M. •11-12-2012 01:52•
Está muy buena la reflexión y también muy bueno el poema de nuestro común amigo César G. Saldaña Fernández.

Saludos para Milton, para César y para todos los poetas chotanos.
•Citar•
 

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•