2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Arriero

•Imprimir•
•PDF•

 

Arriero que ligas el destino con reatas,

a puro casco, a puro paso llevando en tu alforja

los días en huevo, las mudas noticias

que nunca se mojan en tus declives de sudor.


Jamás a los lomos se junta el camino.

Jamás las distancias dejan su celeste.

Jamás habrá Elvias aguardando en un recodo...

Arriero que devuelves mis andares,

vienes, te agrandas, pasas, repasas el epicentro

de los besos que crecieron...


Pero tú que devoras los caminos:

¿No encuentras mi niñez entre tus trotes?


Cuando empezaba a silabear la lluvia sobre las tejas

¡Cómo te perdías: de neblina y de distancia,

de infinito y de aguacero!:

bandera o poncho,

o vela o turbina, embestías al kilómetro

y en tu risa desenvolvíanse las estoicas

serpentinas del camino. Arriero  Hermano...


Creyendo encontrar el sol sin vestiduras

me levanté una mañana nocturna y tú ya volvías:

trayendo en tus bestias los gruesos bultos de la noche,

trasminando el camino a ingles del cansancio,

succionando con tu piara todo el aire del rocío.


¡Arriero, vuelve! ¡Vuelve para volver!

¡Pon el horizonte a mi alcance,

ese filo, esa redondez insaciable

que se alimenta de siluetas,

de ojos infantiles que ven acabar en su azul

el mundo...!


Pero ya mi sombra va cambiando al otro lado...

¡Y se alarga hasta el hocico de los engaños!

¡Y no te avisto..., ya te fuiste...! ¡Arriero!

¡Arriero, por favor... en tu alforja...!

¡En tu alforja olvidé mi infancia!

 

relacionado con:

La Lecherita

El cholito Domitilo

Los Amores de la Flora

El fondo o pollerón

Contrabando

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•