2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

UNACH, el Sueño que el Pueblo hizo Realidad

•Imprimir•
•PDF•

Guardo aún en la memoria voces e imágenes del final de los años setenta del pasado siglo. Cuando cursaba los últimos año de educación secundaria  ya se gestaba el histórico movimiento ronderil en la campiña de Chota; en la ciudad, arreciaba la exigencia de los pobladores por mejora de los servicios básicos (luz y agua principalmente); la gente se inquietaba y participaba de la lucha social y democrática que desbordaba en el territorio nacional, en ese momento histórico también se empezó a levantar la bandera reivindicativa de Universidad para Chota.

Ha transcurrido más de tres décadas para ver materializado un anhelo que engrandece a nuestro pueblo y ahora esta Universidad debe constituirse en la firme palanca que promueva el desarrollo de la provincia y región. Es de saber que las grandes obras solo se concretizan cuando se tienen grandes sueños y se despliegan igualmente grandes esfuerzos. Esto mismo nos afirma como  pueblo digno y orgulloso de sus propios actos y logros. Quienes han representado y promovido junto al pueblo esta histórica gesta también merecen nuestro grato reconocimiento.

En el presente, la creación de la UNACH solo constituye un primer paso y oportunidad para el desarrollo de nuestros pueblos. Su posicionamiento social, académico, administrativo y de gestión exige de quienes ahora representan y conducen asumir nuevos retos. Naturalmente deben reparar y valorar esta enérgica y tenaz lucha de pueblo de Chota que siempre exigió autorizar y facilitar la creación de la universidad ante los diferentes gobiernos de turno y a la misma autoridad de la Universidad Nacional de Cajamarca quienes constantemente impusieron absurdas trabas y que paradójicamente ahora han tomado posición de sus órganos de gobierno y la representan.

Es de precisar también que la autorización de creación y funcionamiento es provisional. Luego de los primeros cinco años de labores académicas deberá pasar por una nueva evaluación para determinar su pertinencia o continuidad y obtener la autorización definitiva. Este nuevo reto deben garantizarlo las mismas autoridades que ahora la representan instituyendo un alto nivel de formación académica profesional, fomentando la transparencia en la administración y gestión en todos sus niveles, además de la eficiencia en el uso de los recursos económicos que el estado asigna y de los bienes que el pueblo de Chota ha contribuido. Asimismo, es ineludible establecer relaciones de diálogo productivo y compromiso fraterno entre los estamentos de la universidad, donde además,  no tenga cabida al oscurantismo y la mediocridad.

La UNACH es conquista del pueblo de Chota y por ende debe fortalecerse para servir al desarrollo de los pueblos.