El Chalancito de Myriam

•Imprimir•

La Grecia antigua nos lega el mito de Pigmalión, aquel artista rey chipriota, quien volviendo a tocar la estatua de la mujer ideal que había esculpido, y embelesándose ante ella, siente de pronto que ésta se torna caliente, que el marfil se ablanda y que, deponiendo su dureza, cede a sus dedos suavemente. Esto le llena de gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engaña. Mas, atinando a tocarla una vez más, se cerciora de que realmente es un cuerpo flexible y que las venas de ella dan sus pulsaciones al explorarlas él con sus dedos.


Cuadro de Jean Léon Géróme (Francia, 1824-1904) - Pigmalión y Galatea (1890)

Eso sentía Pigmalión vívidamente cuando, al despertar, se encuentra ante Afrodita, quien, conmovida por el deseo del rey, le dice: "Mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la soberana que has buscado. Ámala y defiéndela del mal". Y así es como Galatea es insuflada con el soplo de vida y convertida en humana y hermosísima reina.

En nuestros días, en Trujillo, más específicamente en Moche, hay un Chalán que, cual moderno Galateo, sigue siendo modelado por la mano singular de una también moderna Pigmalión. Una dama chotana, afincada hace mucho tiempo ya en la citada urbe, nos muestra con muchísimo contento su obra, a la misma que continúa poniéndole lo mejor de su pasión… pasión por la naturaleza, pasión por el arte, pasión por el amor a la amada Chota.

Este Chalán tiene verdor, tiene alegría, tiene color, tiene elementos representativos de la lejana Patria chica, hábilmente mimetizados con la ancestral cultura moche,

como el chotanito que nos recibe a la entrada o aquel estilizado kiosko –mejor dicho glorieta– que nos devuelve en un instante a la añorada plaza de Akunta, y que lo encontramos tanto en uno de los jardines como en el ambiente del principal comedor, sugerentemente escondido en su inconfundible forma hexagonal.

Así es, este Galateo es “El Chalancito de Moche”, el acogedor restaurant campestre de doña Myriam Vargas Bernal, mujer emprendedora, proveniente de la artística y representativa familia de doña Victoria Bernal, su recordada señora madre.

Cuadros, tallados, barandillas, detalles tras detalles en pisos, paredes y techo,

flores, frutales, hasta eucaliptos de Chota, tradición y modernidad, carreta, piscina, juegos recreativos y amplios ambientes naturales para disfrutar en familia del mejor buffet trujillano y la sana diversión.

Desde nuestro website, queremos darle las gracias a doña Myriam por la acogida, por haber compartido aquellas dos tardes de tertulia, de historia, de anécdotas, de poesía, de ejemplo de mujer chotana exitosa, de cariño entrañable a la tierra y de compromiso para seguir trabajando en nuevas empresas, en bien de nuestra cultura de Akunta y la belleza de Chot.

Sigamos esculpiendo nuestras Galateas, ahora en concomitancia, que, Afrodita, la Diosa del Amor está atenta a nuestra inspiración.

* IMPORTANTE: "El Chalancito de Moche", se encuentra en la avenida principal de este tradicional distrito trujillano, como es la Av. La Marina, altura del peaje de Las Delicias... ¡Buen provecho!