2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Capitulo III: La Batalla de San Pablo y el Incendio de Chota

•Imprimir•
•PDF•
•Indice del artículo•
Capitulo III: La Batalla de San Pablo y el Incendio de Chota
INCENDIO DE CHOTA
ENTREVISTAS Y CITAS SOBRE EL INCENDIO DE CHOTA
•Todas las páginas•

CAPITULO III

LA BATALLA DE SAN PABLO Y EL INCENDIO DE CHOTA

Segundo Rojas Gasco

BATALLA DE SAN PABLO


La obra que mejor enfoca el desarrollo de esta batalla pertenece al historiador CESAR BAZO, cuya lectura es una descripción minuciosa y verídica de lo que aconteció en aquella jornada. De allí que, sin mayores detalles, para efecto de este trabajo, hacemos el siguiente resumen:

El General Miguel Iglesias se encontraba en Chota, al mando de su ejército, después de haber sofocado el movimiento insurreccional de José Mercedes Puga y Manuel José Becerra; tratando de pacificar la zona. En esas circunstancias recibió la noticia de que fuerzas chilenas se aprestaban a atacar la capital del departamento con el fin de destruir el único baluarte de resistencia en el norte. Chota fue el lugar donde se elaboró el Plan de Operaciones y allí el General Iglesias dictó sus órdenes precisas para atacar a los chilenos en San Pablo.

Conocida la presencia de fuerzas chilenas, los chotanos decidieron apoyar a Iglesias, organizando la "Columna Chota", con el siguiente efectivo:

1er Jefe:

Coronel de la Guardia Nacional Dn. Manuel Antonio Sánchez Guerrero.

2do Jefe:

Teniente Coronel de la Guardia Nacional Dn. Francisco Villa-corta.

3er. Jefe:

Sargento Mayor de la Guardia Nacional Dn. Fermín Pérez.

Ayudante:

Dn. Esteban Acevedo

Sub Ayudante:

Dn. Federico Ortiz

Tropa:

69 hombres

Incrementado el ejército de Iglesias con las columnas Chota, Bambamarca, Hualgayoc, San Miguel y Llapa, la organización de las fuerzas peruanas que se aprestaban a combatir en San Pablo, fue la siguiente:

Primera División al mando del coronel Justiniano Borgoño:

CUERPOS:

Batallón Callao N° 2

Columna Libres de Trujillo N° 11

Columna Bambamarca

Columna Chota

Columna Hualgayoc

Columna San Miguel

Columna Llapa

Segunda División al mando del coronel Manuel Cayo:

CUERPOS:

Columna Naval o Artillería

Batallón Trujillo N° 1

Columna de Honor

Escuadrón Vengadores de Cajamarca

Dando cumplimiento a las instrucciones del General Iglesias, la Primera División partió de Chota el día 6 de julio de 1882, llegando ese mismo día a Bambamarca, el 7 llegó a Hualgayoc; el 8 a la Hacienda Quilcate, donde recibieron la noticia que los chilenos se habían reconcentrado en San Pablo. El día 9 la Primera División salió de Quilcate con dirección a San Miguel, acampando allí y tomando conocimiento concreto sobre los chilenos.

A la Primera División se le unió la Segunda y con ambas fuerzas se dispuso el ataque de la siguiente manera:

Dos compañías del "Callao" formaban la derecha, las otras dos el centro y las columnas "Libres de Trujillo", "Hualgayoc" y "Bamba-marca" las reservas de aquellas. A la Columna de Honor y los 30 hombres del "Trujillo" N° 1 se le ordenó formasen la izquierda, llevando como reserva a las Columnas "Chota", San Miguel y Llapa.

En esta disposición se ordenó el avance, cuando de súbito y en el momento más inesperado rompió sus fuegos el enemigo, tomando por blanco precisamente a la Columna de Honor y a sus reservas, en las que se encontraban los chotanos.

A las 10.30 Hrs. del día 13 de Julio de 1,882 se dio la victoria peruana y a las 11.55 se arriaba la bandera chilena y se izaba la peruana en la Plaza de San Pablo.

Las Bajas que tuvieron las fuerzas peruanas en esta memorable acción militar fueron 251 muertos (18 chotanos) y 57 heridos entre jefes, oficiales y tropa. Las pérdidas chilenas fueron de 88 muertos (Teniente N. Fajardo y 87 individuos de tropa); los heridos, Capitán Isaac Zacarías Mesa, Teniente Gregorio Salgado, practicante José Venegas y 28 individuos de tropa prisioneros.

En el Parte de Batalla consta:

"Sensibles son las pérdidas que tenemos, siendo justamente lamentable la del valeroso Coronel Eudocio Ravines... y habiendo salido gravemente herido el guerrero e intrépido Coronel Dn. Manuel Antonio Sánchez, Jefe de la Columna Chota".

En el Libro N° 41 del Archivo Militar están inscritos los nombres de los chotanos que combatieron en la Batalla de San Pablo:

Crl GN Manuel Antonio Sánchez

TC GN Francisco Villacorta

Sgto. Mayor GN Fermín Pérez

Federico Ortiz

José Cabanillas

Daniel Benavides

Sergio Castaños

Carlos Zorrilla

Sinforoso Benavides

Esteban Acevedo

Ruperto Zuloeta

Estuardo Collantes

Jesús Barandiarán

Saturnino Cubas

Manuel Cadenillas

Ramón Núñez

Juan Regalado

Daniel Delgado

Roberto Osores

Eusebio Núñez

Manuel Saavedra

Mariano Núñez Vásquez

Ezequiel M. del Campo

Simón Regalado

En esta relación solamente figuran 24 chotanos, faltando los nombres de 50, ya que según César Bazo, fueron 74 los que combatieron en San Pablo.

A continuación los nombres de los chotanos que murieron en la Batalla de San Pablo, los que fueron calificados por la Junta nombrada para tal fin el 3 de diciembre de 1,901 en Cajamarca, y cuya prefectura lo remitió a Lima el 13 de junio de 1,921:

BENAVIDES DANIEL

BENAVIDES SINFOROSO

CAMPOS CARMEN

CONTRERAS ANDRES G.

CUBAS MANUEL

CUBAS SATURNINO

CUESTAS PEDRO

MEJIA MATIAS

NUÑEZ EUSEBIO

NUÑEZ LUCIANO

NUÑEZ RAMON

NUÑEZ VASQUEZ MARIANO

REGALADO JUAN

REGALADO SIMON

RUIZ JOSE MARIA

SAAVEDRA MANUEL

Aquí aparecen solamente los nombres de 16 chotanos; sin embargo César Bazo dice que fueron 18. Después de la batalla de San Pablo el Sub Prefecto de Chota Dn. Jerónimo Pérez comunicó este hecho de armas al Prefecto de Lambayeque en el siguiente documento:

Chota, Julio 19 de 1,882

"Sub Prefectura de Chota

Señor:

Tengo el honor de dirigirme a VS participándole que el día 13 de los corrientes llegamos a las alturas de San Pablo en busca del enemigo común, en donde le encontramos; como alas 7 A.M. rompimos los fuegos y fueron atacados perfectamente. Como ellos habían estado en sus parapetos, nos rechazaron en primera hora, mas, después que fueron atacados nuevamente por distinta dirección, corrieron cobardemente por la playa de San Luis, de cuyo ataque han resultado muchas bajas. Primera busca que se les ha hecho y primera gloria que tiene el norte; todos los pueblos de este departamento están muy entusiastas y creo así mismo que en esos puntos de su mando reinará el más grande y vivo placer y que sabedores ya del golpe que han recibido nuestros enemigos, deberán perseguirlos y aniquilarlos.

Es preciso, pues, comprender que el patriotismo no ha muerto y que cada día todos los individuos en general, anden en pos del arma para llegar al fin que nos proponemos.

No me es demás indicar a VS que si puede hacer alguna colección de armas y pertrechos, remítalos a la mayor brevedad para ponerlos' a disposición del benemérito señor General, Jefe Superior Político y Militar del Norte, que se esfuerza en organizar un ejército de activa movilidad sobre el enemigo.

Comunícolo a VS para su inteligencia y demás fines.

Dios guarde a Ud.

Firmado: José Jerónimo Pérez[1]

El mayor Luis Saldes, comandante de la Guarnición Chilena de San Pablo da cuenta a su comando en un parte que refleja a medias la verdad de los hechos. El tenor es el siguiente:

"San Pablo, Julio 14 de 1,882

"Tengo el honor de comunicar a VS el siguiente combate habido en San Pablo, entre las tropas de mi mando y las mandadas por el Señor General peruano don Miguel Iglesias.

El 12 del presente a las 7 p.m., tuve noticias que el enemigo avanzaba sobre San Pablo con el fin de tomar posesiones y atacarnos por la noche. Inmediatamente salí con seis granaderos, camino de San Miguel, para efectuar un reconocimiento, y no encontrando noticia alguna alarmante, regresé al pueblo, coloqué cuatro avanzadas en los puntos por donde podía ser atacado y pasó la noche del 12 sin haber ocurrido novedad alguna.

El 13, a las 7.30 A.M. se presentó una división del enemigo, fuerte de 500 hombres, tratando de cortarme la única retirada que tenía de San Pablo a San Luis; en el momento la ataqué y después de dos horas de reñido combate, la destrocé por completo y tuve expedito el camino que me facilitara la retirada.

Esta división mandada por el coronel peruano don Lorenzo Iglesias tuvo 200 bajas de tropa, un coronel y 10 oficiales. Quedó a más en nuestro poder todo su parque y ambulancia.

Por nuestra parte había tenido 31 bajas de tropa y 1 oficial herido.

Me ocupaba de recoger los heridos y el armamento del enemigo, cuando vi que en dirección opuesta y por las alturas denominadas El Cardón, y por el camino de Cajamarca, se presentaban dos divisiones, ambas con artillería y trataban de rodear el pueblo.

En estas circunstancias, y falto de municiones, consulté con mis oficiales, y obedeciendo a más las instrucciones de VS, que en caso de ser atacado por fuerzas superiores me retirara a la costa, me replegué con todo orden a la estación de Tembladera, donde he tomado posesión y espero orden de VS.

El capitán Mesa y teniente Salgado del Talca, quedaron enfermos en el pueblo; el primero se encontró al principio del combate, no obstante la gravedad de su enfermedad, pero habiéndole faltado las fuerzas, tuvo que retirarse a la población; por esta razón ignoro la suerte que les haya cabido... acompaño la relación de los muertos, heridos y desaparecidos el día 13.

Dios guarde a V.S. L. Saldes".[2]

Sin embargo el Almirante Lynch dio cuenta al Ministro de Guerra Chileno, en forma escueta y parcializada, en el siguiente documento:

"El Comandante Carvallo Orrego me comunicó anteayer que el jueves 13 a las 7 a.m. había sido atacada la guarnición de San Pablo, compuesta de 350 hombres del "Concepción y del Talca", por fuerzas peruanas al mando del coronel Lorenzo Iglesias. Después de dos horas y media de combate, fueron derrotados los asaltantes dejando en el campo más de 200 muertos, entre ellos un Coronel, 10 Oficiales y todo su parque. Nuestras pérdidas consisten en 1 oficial herido... He dispuesto que con 1,200 hombres persiga a Iglesias hasta dispersarlo por completo. P. Lynch".

No nos causa extrañeza este Parte chileno ya que siempre en todo encuentro trata de minimizar las acciones peruanas.

El historiador Julio C. Guerrero, al referirse al manifiesto de Iglesias y a la Batalla de San Pablo, en su obra "La Guerra de las Ocasiones Perdidas", Pág. 15, anota:

"Este primer manifiesto de Iglesias fue recibido con júbilo por Lynch, aunque con cierta reserva. Tres meses más tarde fue sorprendido con el Parte sobre el Combate de San Pablo (13 de Julio 1,882) entre un destacamento chileno desplazado de Trujillo a Pacasmayo y que avanzó hasta San Pablo. Tenía la misión de observar el desarrollo del movimiento insurreccional de Puga y Becerra en Chota contra Montero e Iglesias"

Concluimos esta parte de nuestro trabajo diciendo que Chota cumplió con su deber, 18 de sus hijos murieron y varios salieron heridos en San Pablo (el Crl. Manuel Antonio Sánchez, gravemente herido), triunfo peruano que revivió la esperanza del éxito definitivo sobre el enemigo, pero que por traición de los antipatria nunca se hizo realidad.

Es conveniente recalcar que el general Miguel Iglesias no se encontró en la Batalla de San Pablo; estaba a muchas leguas de distancia"




•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•