Asociacion Cultural Ecoturistica de Recuperacion Montaña - Insurrección de 1924: Osores, Del Alcázar y Benel - LA BATALLA DE CHURUCANCHA Y EL FUSILAMIENTO DE ALCAZAR Y DE BARREDA
•Imprimir•
•PDF•
•Indice del artículo•
Insurrección de 1924: Osores, Del Alcázar y Benel
COMO SURGE LA REVOLUCIÓN
ESTALLIDO DE LA REVOLUCIÓN Y LA TOMA DE CHOTA
LA BATALLA DE CHURUCANCHA Y EL FUSILAMIENTO DE ALCAZAR Y DE BARREDA
LA REPRESION
LA RESISTENCIA DE BENEL
LA ETAPA FINAL SILUGAN Y SEDAMAYO
CONSECUENCIAS NACIONALES Y LOCALES
•Todas las páginas•

LA BATALLA DE CHURUCANCHA Y EL FUSILAMIENTO DE DEL ALCÁZAR

Y BARREDA

El gobierno de Leguía que estaba al tanto de los acontecimientos, envió para combatir a los insurgentes dos destacamentos. Uno, el batallón de infantería de Lambayeque, venía de Chiclayo al mando del comandante Raúl Zavala. El otro al mando del mayor Rosas Morán tomaba la ruta de Cajamarca y constaba de 145 hombres.

Zavala tomó la ruta de Santa Cruz, donde recibió el apoyo de Fortunato Alvarado de los hermanos Aguinaga y de Anselmo Díaz (de Polulo), de Vidal Avellana y de otros enemigos de Benel. Zavala y su tropa se dirigió a La Samana. Allí, saquearon la casa hacienda, arrasaron con el ganado y luego provocaron incendio en las propiedades. Prosiguen su marcha hacia Chota, llegan a Utiyacu. Al día siguiente marchan hacia Lajas y luego ocupan la hacienda Churucancha a 5 kilómetros de Chota.

Por su parte los insurgentes al mando del coronel Del Alcázar, conocedores de la llegada de Zavala, pensaron ganar tiempo y sorprenderlo. El jefe ordenó que tres destacamentos marcharan al encuentro. El primero al mando de Segundo Benel, integrado por los lanchinos, con Avelino Díaz y el cojo Pedro Flores, quienes ocuparon las alturas de Marcopampa. El segundo agrupamiento iba jefaturado por Eleodoro Benel y el teniente Barreda, integrando como subjefes Neptalí Díaz y Epifanio Arrascue. Su objetivo era tomar la Jayua, atacar por el oeste y evitar la huida de los gobiernistas. El tercer grupo estaba comandado por el propio Del Alcázar y el abogado Osores, tenían como subjefes a Arturo Osores Gálvez y a un bravo chigiripano de apellido Rojas. Zavala al ver el desplazamiento de los rebeldes abandonó la casa hacienda y ocupó las faldas del cerro Condorcunca.

Alcázar y Osores ocuparon la casa hacienda para dirigir desde allí las operaciones. A las 9 de la mañana comienza el ataque de los rebeldes y el tiroteo se generaliza. Caen algunos muertos y hay varios heridos. Zavala consulta con sus lugartenientes y frente a la circunstancia, decide rendirse; aunque alguno le aconseja, resistir al máximo en espera de los chetillanos. En el acto un soldado gobiernista izó una bandera blanca. El júbilo invade a las fuerzas rebeldes quienes gritan ¡Vivan la revolución! ¡Muera el tirano Leguía!

Juan D. Vigil en su libro ya citado, cuenta, que don Eleodoro Benel se acercó a Del Alcazar y le dijo: “Coronel debemos aniquilarlos, definitivamente. Hasta darles hasta por el lado de montar, si no ellos acabaran con nosotros”

“De ninguna manera, comandante Benel” ¡Imposible! Replicó del Alcázar. “No es necesario terminar con ellos, hay que ahorra vidas, Benel”. Nos interesa. Hay que evitar inútiles derramamientos de sangre. Además están rendidos y falta solamente formalizar el acto de rendición”.

¡Coronel! Intervino Benel. En tono de súplica y de amenaza: “Otórgueme el mando de las tropas por dos horitas, un par de horitas, coronel, nada más…Hummm y va a ver cómo los hago volar a toditos como golondrinas. Para ganar la guerra no solo se necesita mapas y escuelas, coronel, también se necesitan pantalones bien puestos”.

Sorpresivamente atacaron la casa-hacienda el otro destacamento gobiernista, apoyados fuertemente por los chetillanos. La tropa al mando del mayor Rosas Morán contaba con 145 hombres además de los chetillanos. Era el amanecer del día 28. Los rebeldes se vieron acosados por dos frentes. La superioridad militar y numérica se impuso. Los rebeldes comenzaron a huir .

Arturo Osores, acompañado de su hijo Arturo, de Alberto Cadenillas, Taymundo Arana, de Fermín Arrascue huyeron a Lajas, pasaron por Cadmalca y llegaron a la hacienda Chumbil (San Pablo) de Lorenzo Iglesias. Allí permanecieron hasta enero de 1925 en que delatados por los hacendados Castro Pol fueron tomados prisioneros y vía Pacasmayo remitidos a Lima. Luego confinados a la isla San Lorenzo en donde permanecieron hasta el año 1930 en que Sánchez Cerro, después de derrocar a Leguía dio amnistía a todos los presos políticos.

Por su parte, Benel y su hijo Andrés, y su gente emprendieron marcha hacia Achiramayo. Segundo Benel con los lanchinos, después de pelear bravamente en Chuyabamba y al no poder resistir más se dirigieron a Cutervo y el Lanche.

Del Alcázar y Barreda que se habían quedado rezagados huyeron a Montán. Allí fueron identificados por César Campos y un grupo de hombres armados al mando del minabambino Anselmo Díaz, los tomó prisioneros y los condujo a Chota.

Por su parte las tropas gobiernistas al mando del comandante Zavala ocuparon la ciudad de Chota el 29 de noviembre (1924) a las 3 p.m. Por la tarde, (cuando celebraban el triunfo en la casa del doctor Hermógenes Coronado Vigil, en compañía de otros oficiales como Segundo Villacorta Arana, hijo de Wenceslao Villacorta) recibieron la noticia de la captura de Del Alcázar y de Barreda.

El pueblo de Chota recibió con mucha sorpresa la derrota de los rebeldes y en todas partes se murmulló. ¡Los chetillanos otra vez!

¿Y quiénes eran los chetillanos? Los chetillanos eran – en términos actuales – una fuerza para militar, organizada y y al servicio de los dueños de la hacienda de Chetilla, los Villacorta.

La gente recordaba como estos chetillanos apoyaron a Iglesias y a los chilenos en 1882 y “ahora al tirano Leguía”, decían.

Del Alcázar y Barreda fueron fusilados el 30 de noviembre de 1924 en una pequeña plaza. Sin juicio alguno y ser sometidos al fuero militar. Del Alcázar fue conducido por la calle La Alameda hasta la plaza donde debía ser fusilado. El teniente Barreda fue conducido desde el cuartes de gendarmes, despojado de sus prendas personales y después de ser apaleado y maltratado por su compañero de promoción el teniente Padrón.

Al decir de Vigil, el comandante Zavala, negó la última petición a los prisioneros. El coronel Del Alcázar había pedido hablar al pueblo y fumar un cigarrillo. Pero fueron fusilados por un pelotón de soldados. Y siguiendo la información de Vigil, el teniente Barreda murió instantáneamente, pero Del Alcazar cayó herido. No recibió el tiro de gracia y un soldado lo ultimó con una piedra por orden de Zavala.

En Lima, los diarios dieron cuenta a la opinión pública, en una forma muy escueta el día 1º de Diciembre. El día 2 fue llamado a la Cámara de Diputados, el ministro de Gobierno (hoy Interior) para informar sobre tales acontecimientos. El Ministro Manuel Jesús Salazar, se presentó a la cámara, el mismo día e informó: “Que tales bandoleros habían sido fusilados en la Plaza de Armas de Chota, frente a la Municipalidad para defender la constitucionalidad y el bienestar social”. Terminada la exposición el Ministro recibió estrenduosos aplausos y un voto de confianza. El diputado por Chota era el señor Guillermo Rey y lama, limeño que nunca viajó a Chota, además el hacendado Leoncio Villacorta, repudiado por Chota había recibido la diputación por otra provincia.

Como detalle diremos que el Ministro estaba mal informado por que los fusilamientos no fueron ni en la plaza de armas ni frente a la municipalidad sino en una pequeña plaza que hasta 1950 se le conoció con el nombre de Alcázar y que lamentablemente con el monumento a dicho personaje desaparecieron. Allí se construyó el Mercado Central.

El pueblo de Chota que fue testigo de los fusilamientos sintió estupor y terror por la forma violenta y la valentía de las víctimas. La opinión nacional no fue correctamente informada por los diarios, sólo se conoció la versión oficial.



•Comentarios• 

 
+1 #4 Manuel •21-03-2015 16:41•
Qué bonito reportaje, estaba indagando sobre mis familia y encontré esto del hermano de mi padre Tomas Castañeda Velasquez.
•Citar•
 
 
+1 #3 CésarGilbertoSaldaña •20-10-2014 15:37•
Este es el hecho histórico que queremos institucionaliz ar como parte de la historia de nuestra Patria Chica CHOTA. Al cumplirse el 90º Aniversario de la Revolución de Chota un grupo de Chotanos nos constituiremos en esa ciudad para conmemorar tal acontecimiento que es una lucha heroica en pro de la libertad y de la democracia. Invitamos a todos los chotanos de buena voluntad el próximo 22 y 23 de noviembre de 2014 a acompañarnos en este acto cívico de reconocimiento de un hecho que forma parte de nuestra identidad como pueblo luchador, defensor de la libertad.
•Citar•
 
 
+1 #2 Miriam •14-08-2013 12:57•
Muy interesante resumen, justo lo que necesitaba saber, porque mi hijo de 8 años lo va a representar y era importante conocer algo mas de este personaje.
•Citar•
 
 
+3 #1 joanne •12-05-2011 15:04•
Bueno me parece interesante pero quisiera saber si podria usted poner las fuentes de donde consulto para hacer este trabajo es que yo tambien me e interesado por el estudio de Benel y quisiera saber mas, gracias.
•Citar•
 

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•