2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

1954: Año Mariano en Chota

•Imprimir•
•PDF•

DE LA PATRONA

* (Artículo periodístico escrito por Fray José Arana Berruete en el periódico: “Verdades de Urna”, publicado el 31 de agosto de 1954: EL AÑO MARIANO EN CHOTA)

Cuanto va del presente año, se viene desarrollando en Chota un programa religioso eminentemente Mariano, con profusión de Ejercicios Piadosos en la Iglesia Matriz de esta ciudad, y con Misiones por todas sus Estancias y campiñas, a cargo de los RR.PP. Fr. Pedro Senosiáin y Fr. José Arana, en nombre de los Padres Agustinos Recoletos, que regentan la parroquia. Triple motivo para la feligresía Chotana, da pie a este movimiento religioso: El Año Mariano Decretado por S.S. El Papa, el próximo Aniversario, primero de la recuperación de la fundadora de Chota, y por último el Congreso Eucarístico Nacional de Lima.


El Año Mariano decretado por S.S. El Papa, cuyo centenario de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción, ha de producir abundantes frutos espirituales en el mundo entero. Debido a este Año Mariano, se ha llevado a cabo parte del programa de la sin igual y nunca conocida Misión Mariana por las estancias de la Parroquia: Chororco, Iraca, Cabracancha, Yuracyacu, Cuyumalca (parte norte y parte sur) y la Colpa (norte y sur), quedando la segunda parte de las Misiones, por las estancias de Pingobamba, Doñana, Sivingán, Llasavilca, Chuyabamba, Churucancha y Lajas, para los meses de julio y agosto.

La recepción de la Madre, como comúnmente llamamos, después de la primera jornada, que finalizó el día 23 de junio, víspera de las fiestas Patronales en Honor de San Juan, fue algo que sobrepasó lo ordinario.

Los P. Agustín Gurria y Aurelio Satóstegui con Cruz Alta, el subprefecto y demás autoridades, asimismo, los colegios y multitud de fervientes moradores de la ciudad, recibieron al son de la banda municipal, a los P. Pedro Senosiáin y José Arana, misioneros de esta primera Jornada, quienes en unión de una ingente multitud de la estancia La Colpa retomaban la sagrada Imagen para su reposición en el Templo. El lugar del recibimiento, Peña Rota, así como la travesía hasta el Templo, estaba engalanado todo ello con derroche de guirnaldas, arcos alegóricos y otros artificios inspirados por el fervor religioso y adhesión a la Patrona y fundadora de Chota, ausente por 23 días de misiones.

Los frutos misionales en esta primera etapa han sido óptimos en toda la amplitud de la palabra, con un resultado de 294 matrimonios legitimados.

El segundo motivo de gran trascendencia local para Chota, es el aniversario de la Fundadora de Chota, sin igual circunstancia, de la reciente recuperación de la comúnmente denominada "Virgen de Chota" o "Inmaculada de Chota" y que nada más elocuente sobre lo particular, que algunos datos tomados todos ellos, datos-tradición, de personas centenarias y conocedoras del hecho de la sustracción del Templo y de lo que se presenció hace un año, al retomar a la Iglesia Parroquial.


Después de setenta y un años de desaparecida la Virgen, el cinco de Agosto de 1953, fue recuperada y trasladada a la Iglesia. Este acontecimiento fue algo apoteósico y movió a la piedad. Sin haber hecho mucha propaganda, debido a que no se sabía con seguridad, si se podía sacar para ese día, sin embargo el 5 a las 2 de la tarde se habían reunido más de 3.000 personas.

Al ver la imagen, todo el pueblo prorrumpió en vivas, llorando muchos de alegría. Se recorrieron algunas calles y fue trasladada al Templo.

Esta imagen traída de España hace cuatrocientos años, fue la fundadora de Chota y durante esos siglos fue Ella la que recibió muchísimo culto de todos los Chotanos y de la Provincia entera, siendo su festividad el 8 de diciembre, una verdadera peregrinación de todos los pueblos circunvecinos.

Esta Virgen fue sacada ocultamente de la Iglesia, el 28 de agosto, ante el peligro de invasión de los chilenos en 1882, permaneciendo al correr los años, enterrada 17 años en Pacobamba. El pueblo nunca la había olvidado, formulándose muchas habladurías sobre esta cuestión.


Con su aparición al pueblo, fue indescriptible la alegría, no hablándose por muchos días de otra cosa en todo el pueblo, pues cumplido los trámites de Ley, se sacó provisionalmente el 5 de agosto del año pasado. Pudiendo decirse sin equivocación, que desde ese día hasta hoy ha pasado todo el pueblo para venerar dicha Imagen y dejar su limosna, resultando con ello una verdadera manifestación de fe y religiosidad, como no se había visto quizá nunca en Chota. Respondiendo a la invitación hecha por el Párroco del adorno de las calles para su Festividad inmediata y primera después de su "Cautiverio", tomó parte todo el pueblo de un modo tan hermoso, que según opinión común, no existió en Chota, cosa igual. Y a la verdad, todo el Pueblo respondió unánimemente, pues todas las calles sin excepción alguna, estaban adornadas y como se había prometido, las procesión después de solemnísima novena, recorrió todas las calles, saliendo a las nueve de la mañana con dirección al campo de Deportes, donde se celebró el Santo Sacrificio de la Misa, continuando el recorrido marcado para terminar en el templo, después de las 4 p.m.

Es de notar el paso de la sagrada imagen por el Cuartel de Policía y Guardia Republicana, se bajó la Bandera Nacional y después de tributarle los honores de Reina, al toque de la Marcha de Banderas, la alzaron como homenaje y adhesión de ambos cuerpos, a la Fundadora y Reina de la ciudad, resultando algo que emocionó a todos, por este homenaje militar a la Virgen. De inmediato, al paso por la Cárcel, cuya puerta estaba abierta, todos los presos en rigurosa formación veneraron y vitorearon a la Virgen Chotana, y como dato simpático, la calle adjunta a la cárcel, estaba alfombrada por los ponchos de los presos. Todo ello, hechos particulares que recordarán por muchos otros en esta Parroquia hacia nuestra entrañable "Madrecita" de Chota, como cariñosamente la llamamos.

Todo esto, ha revivido la fe de esta Parroquia y es de esperar que será permanente, porque todas las conversaciones de toda clase y condición, es a cerca de Ella, sin decaer un ápice cuanto va de su recuperación, en orden a su primer aniversario. Y por último, el Congreso Eucarístico Nacional de este Año, al que la parroquia de Chota y anexos, se adhiere con júbilo, haciendo suyas todas sus horas gloriosas y diarias manifestaciones, cuya finalidad es tributar homenaje público, colectivo y excepcional, de solemne adoración a Dios, real, sustancial y verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía y de tanta trascendencia para el suelo peruano. Por todo cuanto antecede, nuestra confianza la tenemos puesta en Dios, y esperamos confiadamente que este Año Mariano, corno estas Misiones Mariano-Eucarísticas inmediatamente anteriores a la celebración del primer aniversario del rescate de la Inmaculada de Chota, y el venidero Congreso Eucarístico Nacional de Lima, señalarán un comienzo de una nueva era de marcado progreso y eficacia espiritual, en la marcha religiosa de nuestra amada Parroquia Chotana.

J.A.B. Chota, Julio de 1954.