2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

La Aldea de la Vida

•Imprimir•
•PDF•

Machu Picchu, corazón peruano y ombligo del mundo, eres el maravilloso palacio de mis antiguos parientes y un gran santuario para mi gente de hoy y del mañana que trasciende en tu gran nación como lo es ¡Nuestro Perú!

Mi admirado Machu Picchu, hablar del patrimonio histórico cultural para la humanidad, que tú representas para nosotros como peruanos frente a todo este planeta Tierra, es muy espectacular, honroso y a la vez un grandioso honor que en este año 2011 te hayan otorgado por tus cien años en que fuiste descubierto y dado a conocer a nivel mundial de entre muchas ciudadelas como tú.

Por lo que hago llegar mi felicitación a tus ilustres procreadores, como son los del Imperio de los Incas, ya que gracias a la magnífica inteligencia que tuvieron para construir tan laborioso palacio para sus necesidades, ahora, en la actualidad, nuestras nuevas generaciones lo vemos como un resto arquitectónico que nos han legado como obsequio y símbolo de que el Perú “fue y seguirá siendo por siempre una Nación representativa de América del Sur a nivel mundial”; con esto afirmo que Machu Picchu es y tiene que seguir siendo un patrimonio histórico cultural para la humanidad ahora existente y aquella que empezará a nacer.

El ingenio y la mano maestra de nuestros antepasados construyeron paso a paso cada parte de lo que ahora es la ciudadela Inca de Machu Picchu o mejor dicho ciudadela de nuestra impresionante Montaña Vieja; donde cada inca ponía su ímpetu para que cada piedra puesta sea una generación más que la conozca.

Los propietarios del fundo o llactas jamás pudieron conocer metro a metro todo el lugar, debido a su gran extensión, y, especialmente, por su topografía tan agreste e irregular. Existieron personas que, efectivamente, conocieron la ciudadela de Machu Picchu e incluso vivieron en ella, pero que no tuvieron idea de su grandeza ni de la importancia que tenía ni mucho menos tuvieron la posibilidad de darla a conocer al mundo; bueno, Machu Picchu es considerada al mismo tiempo una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. Sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, junto al velo de misterio que ha tejido a su alrededor, han hecho que buena parte de la literatura publicada sobre el sitio, lo conviertan en uno de los destinos turísticos más populares del planeta.


Y de todo este recuento acoplamos que Machu Picchu es considerada desde 1983 patrimonio histórico de la humanidad por la UNESCO y desde el primer momento la declararon como santuario histórico y como parte de todo un conjunto cultural y ecológico conocido. La encontramos en la lista de los miles de centros arquitectónicos resguardados por cada nación de todo el planeta.

Además de ser tan maravillosa ciudadela para todas las personas, fue declarada el siete de julio de 2007 como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo en una ceremonia realizada en la ciudad de Lisboa (Portugal). Luego de la participación de cien millones de votantes del mundo entero.

Machu Picchu aparte de la construcción externa que se asemeja a un palacio inca y que tiene la imagen del perfil de un inca que lo gobernaba y un libro abierto, tiene en su parte interior una serie de especies biológicas en peligro de extinción, que estos protegieron, y varios establecimientos incas, entre los cuales el salón primordial de Machu Picchu es el principal.

Según documentos de mediado de siglo XVI, Machu Picchu había sido una de las residencias de descanso de Pachacútec. Sin embargo, algunas de sus mejores construcciones y el evidente carácter ceremonial de la principal vía de acceso a la llacta demostrarían que esta fue usada como santuario religioso. Ambos usos, el palacio y el santuario no habían sido incompatibles. Algunos expertos parecen haber descartado, en cambio, un supuesto carácter militar, por lo que los populares calificativos de “fortaleza” o “ciudadela” podrían haber sido superados.

En conclusión, digo que nuestro santuario de Machu Picchu es un patrimonio histórico cultural para la humanidad, por lo que expreso:

Que el Santuario histórico de Machu Picchu debe ser cuidado y preservado para las generaciones venideras, que lo conozcan en vivo y no se enteren a través de libros o revistas de que en el siglo XXI existió un lugar histórico y grandioso, pero que en esa actualidad virtual ya no existe.

Por lo que las personas debemos practicar, construir algo parecido para rescatar las técnicas y formas de nuestros ancestros y no dejar que éstas se pierdan;  más bien deban ser enseñadas y publicadas para poder seguir sus caminos o sus pasos que ellos nos dejaron en aquel tiempo donde aún conservaban la vida terrenal.

Debemos difundir esta joya preciada y enseñar a los peruanos a querer lo nuestro para poder sacar la cara por lo que tenemos, y defenderlo en el extranjero cuando tengamos el honor de argumentar  y exponer los recursos arquitectónicos y ecológicos que nuestra Nación protege y conserva bajo su mando.

Por último acentúo que la ciudadela de Machu Picchu es una muestra de arquitectura que debe servirnos para rescatar las construcciones magníficas y maravillosas que sirvan para nosotros como aldea para la vida, donde no tengamos que vivir literalmente allí, sino que sea nuestro espíritu el que more en lo más sagrado e importante que significa Machu Picchu, como sabiduría, y por las maneras en que fue utilizada esta gran ciudadela, traducida del quechua como Montaña Vieja.


*Artículo escrito por Antonia (María José Moreto Muñoz, 16 años) en agosto de 2011 con motivo de Concurso Interescolar de Ensayos, realizado en la ciudad de Chota, por el centenario del descubrimiento de la Ciudadela de "Machu Picchu".

Artículos relacionados:

Miltónidas en Machu Picchu

Gracias A.C.E.R. "Montaña"... Gracias Puntos de Cultura

I Encuentro Nacional de Puntos de Cultura - Cusco 2013

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•