2018:  "Año de la Promoción de la Chotanidad"

Invocación Montaña

•Imprimir•
•PDF•

Omayra Díaz Díaz

Queridos Montaña, nosotros que compartimos un mismo ideal y que anhelamos una Chota sana, culturizada y próspera, les hago una invocación para leer día a día artículos relacionados con la Ecología y así ayudarnos a nosotros mismos enriqueciendo nuestro nivel cultural, cambiando nuestras expectativas de vida y del mismo modo dando continuamente sesiones de motivación, charlas o pregones en favor de nuestro Planeta, ya que los problemas ambientales son una creación de la especie humana, es decir nuestra. Y por ello la solución también nos corresponde.

Hoy mismo podemos comenzar a cambiar nuestros hábitos y patrones de consumo. Tenemos que ser conscientes de que nuestros actos y decisiones tienen un impacto sobre el entorno. En este marco, un movimiento social, busca llamar la atención sobre estos problemas y promueve acciones para revertir la situación.

Si bien el movimiento ecologista empezó a articularse durante la década del 60, a partir de la publicación del libro “La Primavera Silenciosa”, de Rachel Carson (1907-1964), la preocupación por los problemas ambientales no es asunto nuevo. Siglos antes de Cristo, el célebre filósofo Platón decía: “Nuestro país comparado con lo que era, se asemeja a un cuerpo consumido por la enfermedad; todo lo que había de tierra fecunda ha desaparecido y no nos queda más que un cuerpo descarnado”. También en nuestro medio según el gran cronista Garcilaso de la Vega, los incas sancionaron, bajo pena capital, el perturbar a las aves guaneras en época de cría, porque el gran rendimiento agrícola –y con ello, la seguridad alimentaria del Imperio-, dependía del guano. Asimismo, la historiadora María Rostworowsi recoge la primera “Demanda Ecológica” en nuestro país: En 1567, los naturales de las Lomas de Atiquipa presentaron una queja ante don Pedro Melgar, Alcalde  de Arequipa, pues el ganado español vagaba sin vigilancia, destruyendo sus cultivos; Juan de Castro Figueroa, quizás el primer abogado ecologista peruano, consiguió la Imposición de cien pesos de plata corriente como sanción a los dueños de los animales.

Siglos más tarde, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, mejor conocida como Conferencia de Estocolmo (5 al 16 de junio de 1972), Indira Gandhi, lideresa de la India, recordó igualmente que la Ecología ha sido siempre un saber ancestral: “A través de la India, edictos grabados en roca nos recuerdan que hace 22 siglos, el Emperador Asoka, definió como deber del Rey el preservar la vida de los animales y los árboles de la floresta”.

Para la década de 1960, la problemática ambiental gestó un nuevo pensamiento y con él nació el Movimiento Ecologista, Ambientalista o Verde, que ejerce la crítica sobre prácticas contaminantes y plantea incluir el tema en la agenda política, así como las reformas estructurales para lograr el equilibrio entre los seres humanos y el medio ambiente.

El libro de  Carson: “La Primavera Silenciosa”, sacó a la luz los estragos generados por el pesticida sintético DDT, que no sólo aniquilaba a las pestes, sino que invadía también los ecosistemas.

Representantes de las compañías químicas quisieron desprestigiarla en el debate televisado. Es aquí donde nació el movimiento ecologista.

En 1986, un desastre ecológico nos hizo entender el peligro de nuestras acciones contra la naturaleza. La peor catástrofe nuclear civil de la historia en Chernobil (Ucrania), dejó como saldo más de cuatro mil muertos y vastas extensiones de terreno inutilizables.

El río Rímac ha perdido casi toda su biodiversidad debido a la gran contaminación generada por la poderosa demografía limeña; habitaban en él peces, camarones y hasta se veía venados en sus orillas. Un cambio en nuestra forma de pensar puede ayudar a que este desastre no se repita.

Por otro lado la gran exploración de yacimientos mineros, que si bien es cierto llena de muchas gratificaciones económicas a los distintos estados del mundo, aunque últimamente se está poniendo en boga la Minería Formal, que supuestamente no tiene mucho impacto sobre el medio ambiente, porque es responsable. Pero examinemos el caso de Madre de Dios, es un departamento que no cuenta con Canon Minero a pesar que existen exploraciones mineras en su territorio; los habitantes comentan que el relave de la minera desemboca directamente a las calles y ríos de algunas comunidades, la gente está muy enferma y sin motivación alguna.

Ahora, podemos seguir enumerando muchísimos problemas ambientales, y de nada nos serviría si no nos ponemos a analizar por un segundo, primero individualmente, qué tipo de actividades que realizamos ayudan a la conservación de nuestro planeta y cuáles son las desfavorables; por eso hago esta gran INVOCACIÓN:

Maestros, ustedes tienen una gran labor que cumplir, no esperemos que nuestros políticos se sienten en una silla para evaluar qué hacer o qué decretar para mejorar esta situación. Todos los maestros del mundo deben de recordar que su misión es encaminarnos hacia un mundo mejor, por tanto deben de estar bien informados para deslumbrar las mentes nuevas que aún pueden concebir ideales de cambio. Nuestro planeta ya no puede esperar más, hemos agotado casi toda su energía día a día, es momento que empecemos a conservarlo.

A todos los jóvenes, que somos guiados por mentes brillantes y lúcidas, hambrientos de Revolución, distingámonos por nuestros pensamientos y anhelemos ser líderes sociales pero muy ecologistas. Está en nuestras manos el interiorizar el amor por nuestro ambiente.

Es de todos, niños, jóvenes, adultos, ricos, pobres, maestros, filósofos, físicos, políticos, etc. Todos hagamos una gran unidad y anhelemos un ambiente mejor para nuestros sucesores.

¡Nunca es tarde cuando se quiere lograr un fin común!

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•