2017:  "Año Montaña de la Concientización Ecocultural"

Calentamiento Global: Tsunami en Japón

•Imprimir•
•PDF•

¿EL CALENTAMIENTO GLOBAL FUE FACTOR QUE GENERÓ EL TSUNAMI PRODUCIDO EN JAPÓN?


¿Quién puede detener a la Naturaleza?, ciclones, huracanes, terremotos, sismos, tormentas, inundaciones, tsunamis, todos estos fenómenos están tomando fuerza en los últimos años.

El incremento de la temperatura media del planeta ha dado lugar al Calentamiento Global, qué pequeños somos, el gran poder intelectual, científico, constructivo, ingenieril que hemos alcanzado se ha visto paralizado frente a catástrofes impredecibles. Según el panel (IPCC) Intergunabermental del Cambio Climático, todos los continentes se están viendo afectados por el calentamiento global. Desde 1978 se produce un decrecimiento anual de 11% del hielo ártico. Esto hace que el nivel de los mares aumente en un 3.26 milímetros por año, tal motivo generó la desaparición de la isla New Moore, actualmente la isla polinésica que se encuentra a 5 m del nivel del mar pronto podría correr el mismo riesgo.

El más devastador tsunami registrado en el presente año fue terrible, los políticos y gobernantes del Asia están muy preocupados porque esto implicaría invertir para reconstruir la cuidad dañada, por otro lado la dignidad humana está siendo afectada grandemente, niños, mujeres y hombres se han quedado sin techo, lo han perdido todo, por ende su calidad de vida y el trauma psicológico que están viviendo, demorará en sanar. Por otro lado la alerta desatada en Japón por el impacto de un devastador terremoto y tsunami en algunos reactores nucleares ha puesto en suspenso las intenciones del sísmico Chile de incluir este tipo de energía en su matriz.

Las explosiones en una planta nuclear, que han provocado a la evacuación de miles de personas, reavivaron las críticas al reciente coqueteo del gobierno de usar esta fuente de energía, como solución al creciente déficit eléctrico en medio del desarrollo económico.

El devastador terremoto de 8,9 grados en la escala Richter que sacudió a Japón ha tenido sesenta réplicas y un tsunami en curso que llegará a la costa este del océano Pacífico en las próximas horas. El diario El País informa que es el mayor de los últimos 140 años y se reportan más de 1000 muertos. Hay daños considerables en edificios, fábricas e infraestructuras.

Aparte de la tragedia humana, se espera que el terremoto tendrá un impacto negativo en la economía en el corto plazo, pero en el mediano y largo plazo puede marcar una importante tendencia favorable. Los mercados de valores asiáticos cerraron con pérdidas, el Nikkei-225 de Japón cayó un 1,72 por ciento. También hubo un ligero desplome en los futuros de petróleo, en las bolsas europeas y en las compañías de seguro.

Este sismo es el quinto mayor registrado en todo el mundo desde 1900 por el Servicio Geológico de Estados Unidos. Es mucho más grande que el terremoto que devastó a Tokio en 1923 matando a 143.000 personas, y también mayor que el terremoto que sacudió a Kobe en 1995 matando a 5.502 personas. En esta última catástrofe el yen (moneda japonesa) se remontó un 5 por ciento frente al dólar de Estados Unidos en los tres meses siguientes.

Si bien la catástrofe ha causado estragos que aún son imposibles de dimensionar y que hundirá a la economía nipona en el corto plazo, se espera que en el mediano plazo la economía repunte con fuerza. Japón tiene experiencia en los desastres naturales y ha demostrado su capacidad para recuperarse de estas catástrofes. Cuando ocurre un desastre natural, las economías competitivas y modernas como Japón rápidamente financian los esfuerzos de reconstrucción, recurriendo a los ahorros y préstamos. Esto puede marcar un repunte importante para la economía nipona tras la conmoción inicial de la tragedia humana.

El Banco Central de Japón inyectó 146.000 millones de dólares para evitar el colapso de la Bolsa de Tokio, que a primera hora sufrió un desplome del 5%. Fábricas como Sony y Toyota optaron por cerrar sus puertas para dimensionar los daños de la catástrofe que asoló a la isla nipona el viernes con un terremoto grado 9.0 en la escala Richter y un tsunami de devastadoras consecuencias. Economía altamente alterada.

En realidad, el costo real de la catástrofe tardará meses en conocerse y es muy probable que supere el de todos los desastres naturales conocidos, incluyendo el huracán Katrina en Estados Unidos el año 2005. Las estimaciones iniciales de la pérdidas hablan de entre 70.000 y 100.000 millones de dólares.

La economía se vio afectada. Una de las causas de este desfase es que muchos propietarios de viviendas y empresas japoneses se muestran reacios a comprar un seguro para cubrir la totalidad de sus pérdidas potenciales debido a que el costo de la protección es percibido como demasiado alto. Por eso los montos asegurados representan entre el 10 y el 12 por ciento. Pero este es un problema menor para Japón cuyo drama más crucial se vive en torno a las plantas de energía nuclear de Fukushima que colapsaron con el seísmo. Este accidente puede representar un nuevo Chernobyl y ocasionar gran daño a la población. El peligro de escapes radiactivos se ha incrementado en Japón y más de 300.000 personas debieron ser evacuadas en un radio de 20 kilómetros.

La cifra de muertos dejados por el terremoto y tsunami que azotaron al noreste de Japón podría superar las 10,00 personas.

Las estimaciones hasta el momento hablaban de más de 1.800 personas posiblemente muertas o desaparecidas, según la agencia de noticias Kyodo.

Japón ya es la potencia económica más endeudada del mundo, lo que implica que cualquier esfuerzo de financiamiento será seguido muy de cerca por los mercados financieros, pese al gran avance científico-tecnológico que han alcanzado. Japón siempre se ha sentido orgulloso de su veloz sistema de alertas de tsunami, que ha sido varias veces modernizado desde su inauguración en 1952.

Hasta para una nación acostumbrada a los terremotos, la magnitud de la devastación fue impactante. Una gran área de la ciudad de Sendai cerca de la costa está inundada.

También ha construido numerosos rompeolas y compuertas para proteger los puertos y áreas costeras, aunque los expertos dicen que quizás las estructuras no fueron suficiente para prevenir desastres como el acontecido.

Bien, los terremotos son la gran causa de tsunamis. Para que un terremoto origine un tsunami el fondo marino debe ser movido abruptamente en sentido vertical, de modo que el océano es impulsado fuera de su equilibrio normal. Cuando esta inmensa masa de agua trata de recuperar su equilibrio, se generan las olas. El tamaño del tsunami estará determinado  por la magnitud de la deformación vertical del fondo marino. No todos los terremotos generan tsunamis, sino sólo aquellos de magnitud considerable, que ocurren bajo el lecho marino y que son capaces de deformarlo.

Es más frecuente que ocurran en el océano Pacífico, cuyas márgenes son más comúnmente asiento de terremotos de magnitudes considerables (especialmente las costas de Chile y Perú y Japón). Además el tipo de falla que ocurre entre las placas de Nazca y Sudamericana, llamada de subducción, esto es que una placa se va deslizando bajo la otra, hacen más propicia la deformidad del fondo marino y por ende los tsunamis.

A pesar de lo dicho anteriormente, se han reportado tsunamis devastadores en los océanos Atlánticos e Índico, así como el mar Mediterráneo. Un gran tsunami acompañó los terremotos de Lisboa en 1755, el del Paso de Mona de Puerto Rico en 1918.

Las avalanchas, erupciones volcánicas y explosiones submarinas pueden ocasionar tsunamis que suelen disiparse rápidamente, sin alcanzar a provocar daños en sus márgenes continentales.

La sociedad está de luto, los sueños y motivos de los seres humanos están perdidos en los escombros, es triste saber que la naturaleza nos puede dar sorpresas en el momento menos pensado, he leído algunos datos que mencionan el cumplimiento de una profecía, tal vez lo sea, pero no hay nada mas fiable que la ciencia. En cualquier momento nos tocará vivir algo de tal magnitud, debemos de estar alerta, que aquello nos encuentre con el éxito en las manos, con la fortaleza de haber vivido intensamente y dirigidos como una brújula hacia una excelsitud. Ella es muy poderosa, más que las grandes innovaciones ingenieriles, que por cierto, con cada suceso ha ido siendo mejorada, más que el talento que tienen los científicos al desarrollar poderosos sistemas que predicen cualquier tipo de desastres. Sólo nos queda enfrentar ese poder, cada acontecimiento desfavorable para la sociedad sirve para mejorar, no imaginemos lo que pasaría si un terremoto azotara nuestro país, seria brutal, las edificaciones están diseñadas sólo para soportar seísmos de grado 5 en la escala de Richter, que obviamente es un nivel muy bajo, aún convivimos con construcciones que no tienen parámetros técnicos de edificación, sólo las construcciones actuales están previamente evaluadas, es un gran reto el que se nos viene, Estudiar mucho para tener la capacidad de evaluar, proponer y ejecutar proyectos que ofrezcan una alta calidad de seguridad, Incursionar en las mentes de jóvenes y niños la idea que sólo la educación, el arte y la investigación es lo que nos hace más humanos, el amor más grande es el amor a la humanidad, por tanto  deroguemos las lacras sociales tales como la mediocridad, el ocio, la ignorancia, y luchemos por ser más humanos, más amantes del mundo, más bienaventurados.

Siempre disciplinémonos en el camino de la Competitividad, que las innovaciones se dan en las mentes abiertas a la mejoría y la superación para el mundo.

Amigos es el año de la Innovación y la Competitividad.

Atte.: Omayra Junetth Díaz Díaz

Fuentes de información: Diario "Gestión", documentos universitarios, crítica personal.

•Escribir un comentario•

Use letras minusculas en su comentario.
Use un lenguaje respetuoso, caso contrario el comentario será descartado.


•Código de seguridad•
•Refescar•